BIOGRAFÍA


Hace mucho tiempo en una remota aldea nació un pequeño "ente", algo indefinido, nadie tenía demasiado claro que podía ser. La familia era tan pobre que ni tan siquiera podían alimentar a aquella "cosita" que había llegado a sus vidas. Después de dar muchas vueltas al tema tomaron la decisión de dejarla en la puerta de un convento del lugar, convencidos que esa era la mejor opción.

 

Las monjas, se hicieron cargo del inesperado "regalo". Después de mirar y remirar concluyeron que podía ser una niña y en ese momento llego el dilema de que nombre le pondrían, la Superiora lo tuvo muy claro, la habían dejado una noche de luna llena.....pues... que nombre mejor que LUNA, pero como a la pobre mujer le bailaba la dentadura al final a la pequeña le quedo LUA.

 

LUA fue creciendo y sus virtudes también, cuando tuvo suficiente edad decidió entregar su vida a Dios, es decir, hacerse monja. Su preocupación máxima eran los pobres, pero el Convento era muy austero y tenia lo justo para que la congregación sobreviviera, así que ella, ni corta ni perezosa un buen día mando un e-mail a Su Santidad pidiendo que le permitiera salir al mundo en busca de recursos con los que aliviar la situación de sus convecinos.

 

Dicho y hecho, agarro sus hábitos y "carretera y manta".... las hermanas de la congregación siempre le habían dicho lo bien que cantaba las letanías, así que decidió probar suerte en el mundo del espectáculo, pero para vencer su timidez natural y animarse no se le ocurrió otra cosa que tomar unas pastillas Juanola.

 

Necesitaba un nombre que reflejara su "ser real" y eso la llevo a unir su vocación y su timidez, "Sor" que le recordaba sus orígenes y "Pastillera"

 

por la gran ayuda que le brindaban las Juanolas, de ahí surgió "Sor Pastillera". Comenzó como gogo y fue escalando posiciones hasta llegar a ser la estrella de un espectáculo * https://www.facebook.com/groups/sorpastillera/

 

El mundo de la farándula se le quedo pequeño y Sor Pastillera quiso probar suerte en otra de las bellas artes la literatura y se presento a unos Juegos Florales, con un tema.... algo alejado a lo que estaba acostumbrada a leer en el convento, ella que conocía tan poco del placer carnal se soltó la melena.

 

Busco un titulo sugerente " Dios perdone mis tentaciones" y se lanzo a escribir un relato que a todas luces parecía autobiográfico.

"Sor Pastillera después de tiempo recluida en el convento salió en una misión de apostolado, esto la llevo a recorrer distintos lugares y al final recaló en un taller mecánico de carretera, allí sus ojos se posaron en un hombre muy atractivo mandíbula marcada, musculado, acostumbrado a trabajar duro. Charlaron un rato y al acabar ella sabia toda su vida... y lo más importante.... sus horarios al terminar la jornada!!

 

Siempre era el último en irse, eso significaba que se quedaba solo en las duchas. La imaginación empezó a volar, él estaba cansado, sudoroso, oyó el agua de la ducha y presintió las gotas de agua cayendo por su cuerpo. Sólo ese pensamiento le hizo tener una sensaciones hasta ese momento desconocidas para ella, se despojo del hábito, y se enfundo en una camiseta ligera y en unos leggins ajustados que tenía en su maleta, despacio, muy despacio entro en la ducha, el ruido del agua impedía que él oyera sus pasos.....

 

Se le acercó por la espalda y uniendo su cuerpo al de él empezó a acariciarle mientras el agua mojaba su camiseta dejando al descubierto muestras de su excitación. Despacio, con mucha suavidad deslizo sus manos acariciándole la piel, él le respondió del mismo modo y en ese momento el cielo y la tierra se unieron, una explosión de deseos y emociones se desató... y ella, de manera muy queda le susurro al oído.... Bienvenido a mi infierno!!!!

 

Pero..... la felicidad nunca es completa, cuando todo lo ocurrido llegó a oídos de la Congregación, la llamaron a capítulo encerrándola de por vida en un convento, alejada del mundo, aquel mundo que a ella le dio todo, de ella sólo quedó el recuerdo de sus espectáculos, después de unos años, el libro de su vida desapareció, pero, conociendo a Sor Pastillera, por las dudas, lo único que se puede decir es que.... Dios les pille confesados!!!!

Sor pastillera y sus hazañas



Comentarios:

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.